revista-engarce
Pintura: Entes en la vigilia de Octavio Grimaldo Tavi

Editorial

En las primeras semanas de 2020, las redes sociales pasaron de la Tercera Guerra Mundial a la pandemia de un coronavirus esparcido desde Asia. Las acciones políticas del presidente Donald Trump en contra de Irán y la respuesta de este último, así como la propagación de desinformación y exageraciones medico-farmacéuticas, generaron cuando menos paranoia entre millones de usuarios en diversas plataformas digitales.

Parece, por un lado, que el gobierno estadounidense utiliza un método de distracción política que le quite presión al ejecutivo, quien se encuentra en pleno proceso de destitución; una estratagema al más puro estilo de la «caja china» empleada por los medios de comunicación mexicanos, según Luis Estrada en La dictadura perfecta, a saber: generar —en toda la extensión de la palabra— una noticia deseada que sea capaz de yuxtaponer y, luego, desaparecer a la indeseada.

Por otro lado, queda claro que si de algo sirven las redes sociales en la actualidad es para difundir en un periodo mínimo una cantidad exponencialmente grande de información, sin importar su veracidad ni confiabilidad. No importa, por tanto, si el coronavirus hubiese sido tan mortal como algunos afirmaban, sino cuántos medios y quiénes están dispuestos a lucrar con una noticia falsa o amarillista a costa de la paranoia y el imaginario de una sociedad globalizada.

En ambos escenarios, Estados Unidos, a nombre de Trump o de Facebook, ha sido el país que durante casi un mes entero —acaso durante años— ha establecido la agenda de lo que se debe hablar. Al establecer lo discutible, ignora todo el cúmulo de noticias que bien valdría la pena voltear a ver, esas que pasan debajo de nuestras narices, a plena vista, como los escándalos en Venezuela, la marcha por la justicia en México, la inestabilidad de Bolivia, el autoritarismo en Nicaragua, la crisis en Oriente Medio, entre muchas más.

Contenido

Fotografía

De Karen Itzari Partida Ascencio

Pintura

De Octavio Grimaldo Tavi

Literatura

«I» de Alberto Aguilar

«Nunca y ya» de Alejandro Aurelio Rivera Álvarez

«Ornitología» de Alejo Colunga

«De los largos viajes y las largas esperas» de Andrés Cavalcanti

«Pulque y lucha» de Arturo Grijalva

«Mar rojo» de Carlos Alberto de la Cruz Suárez

«Descripción de un estado particular de tristeza» de Erik Borruel Rodríguez

«Nostalgia y melancolía» de Jazmín Chi

«Un día cualquiera» de José Luis Salgado

«Existencia en conjunto» de Miguel Martínez Castro

«Verte» de Miryam Ruiz

«Los dados» de Mirza Patricia Mendoza Cerna

«La fiesta está muerta» de (Soy una manzana) Roja

«Soliloquio en la vigilia» de Salvador Montediablo

Poemas de José de Jesús Gutiérrez Aldrete

Poemas de Marya Luiza Aguilar González

Poemas de Ollin Tonatiuh

Opinión

«El machismo y sus males (in)visibles. Las huellas ácidas del terror» de Andrea Lozano

«No soy Gilles Deleuze… El masoquista, un cuerpo sin órganos: una nueva erótica en la filosofía de Gilles Deleuze» de Juan Rey

«Esto no es Berlín, mucho más que nostalgia» de Mario Orozco