Desde una perspectiva diferente. La idea real de consumir

Irlanda Estefanía Rodríguez Cortéz 

¿De qué hablamos cuando hablamos de consumir arte? En un mundo repleto de gente llena de talento y de afán por destacar, imaginarnos llegando lejos parece tan sencillo pero, una vez adentrados en el ensueño, es fácil darse cuenta de por qué tan pocas personas destacan en realidad. Es que no sólo dependemos de nuestra propia voluntad y nuestros sacrificios. Como bien sabemos, existen miles de factores que pueden beneficiar o afectar nuestro largo camino hacia el éxito: las herramientas con las que contamos, la calidad de nuestro trabajo, lo mucho que podamos invertir en él y, me atrevo a decir, la suerte que tenemos, que puede jugar también un papel importante. Mostrarle al mundo quiénes somos y qué venimos a dar de nosotros es una de las partes más complicadas de la vida. No todos tenemos las respuestas. Quien las tenga, considérese afortunado, pues la gente con talento abunda, pero las personas que saben qué hacer con su talento cambian al mundo, las ideas, los gustos y las percepciones.  

Una de las cosas más bonitas del arte es que no hace falta poner etiquetas de qué sí es y qué no lo es. Siempre y cuando sea creado con las manos de alguien, yo lo considero arte; sin duda, es algo auténtico y no siempre hace falta lucrar con ella. Lo difícil está ahí: en lograr llegar a ser auténticos por completo para poder destacar de entre otras personas. No obstante, pienso que no hace falta destacar para ser alguien grande. Tampoco hace falta ser alguien grande para ser admirado o reconocido.  

En estos tiempos de pandemia, una de las mejores cosas que podemos hacer es consumir local. ¿A qué me refiero con esto? Seguramente habrás escuchado antes sobre el hashtag #consumelocal, con el que se busca apoyar al comercio local. No hablamos solo de salir al mercado y comprar la fruta, sino de adaptar una gran parte de nuestras necesidades a esto. Al echarle un vistazo al pasado, creo que estos últimos años, gracias al internet, ha aumentado considerablemente el apoyo a lo local y a lo que no es tan reconocido. A diferencia de hace cinco años, ahora es muy fácil encontrar ahora el hashtag #consumelocal. Es muy fácil llegar a un perfil de alguien talentoso, pero poco reconocido. Esta es una de las razones por las cuales las redes sociales son importantísimas y cruciales en la carrera de un artista. Ya mucha gente ha hablado de la manera en que el internet nos es útil para aprender, para buscar información, para hacer amigos, para darle publicidad a los productos… Al hablar de arte, pocos piensan en todos esos artistas locales y pequeños que están formándose y que podemos encontrar en los rincones más remotos de Instagram.  

Desde tatuadores, ilustradores, reposteros, pintores, bordadores, joyeros… en internet podemos encontrar de todo y lo mejor es que hay millones de probabilidades de descubrir algo que pueda gustarnos muchísimo más que el arte que ya conocemos. No es que le reste valor o crédito al arte ya reconocido sino que, en un mundo lleno de gente nueva que —a su manera— trata de destacar, el mejor uso que podemos darle a nuestras redes sociales es quizá apoyando este tipo de arte. Antes era diferente esta situación, ahora las redes sociales es un buen medio para mostrar al mundo qué hacemos, quiénes somos y expresar nuestras capacidades. No hace falta buscar como locos; si le recomiendas a un amigo que siga a tal artista o a tal página; si compartes algo de ello en tu perfil o en tus historias; si comentas o sencillamente, si das like; estás apoyando. 

El mundo está lleno de gente con talento que merece ser reconocido. La importancia del hashtag #consumelocal va más allá de apoyar a la economía, es apoyar al crecimiento de un grupo de personas artistas que no han tenido suerte en sus carreras. Quién sabe, tal vez alguno de todos esos artistas no reconocidos que sigues, en un par de años será alguien grande o alguien revolucionario en su categoría. ¿No sería increíble saber que fuiste alguien que puso de sí para que esa persona llegara hasta ahí? 

Mi alma se llena de emoción cada vez que veo arte, creada por personas que pueden ganarse la vida haciendo lo que aman. No se trata de ser bondadosos, puesto que, a fin de cuentas, estamos consumiendo algo que de alguna u otra manera nos va a llenar. 

El arte es para todos y merece ser mostrado al mundo, no importa si no es un Van Gogh o un Dalí; todos merecemos tener una oportunidad de ser reconocidos. ¿Qué es el consumo entonces? Se encuentra en esos pequeños actos de ayuda hacia alguien que está tratando de alcanzar la grandeza y está poniendo de sí día con día. El reconocimiento empieza por concebir que el camino al éxito no es nada fácil y que quien se arriesga a cumplir su sueño se arriesga a fracasar miles de veces antes de lograrlo.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s