Victoria letal

Daniel Guzter

En las enaguas

de seda

y en la piel

morena,

habita un orgullo

trascendental.

Un taconazo

en la tierra

que engendra

fieras,

leonas,

perras,

toras.

Fauna intensa.

Rompen las costillas de Adán

y brotan de la pelvis de Eva.

Una chispa

destinada

a ser encontrada,

retratada,

rescatada.

Resucitada.

Un rostro

que ha sido

el de miles.

Un cuerpo

que ha sido

el de muchas

y muxes.

Quimera

rojo sangre,

arroja fuego

y verdades.

Es victoria

la que apuñala con un beso

y deja claveles como costras.

La victoria

que se baña en floripondio

y renace de las ruinas

de una ciudad escandalosa.

Ciudad quebrada,

de minifalda

y brillantina,

de templos

y conjuros.

Ciudad tomada

por los cabellos,

arrastrada al lodo,

dejada en la banqueta

con cal y rímel.

Y, como venganza,

sonríe.

Es la diosa

que escolta siempre

a la soledad,

que vive en

los déjà-vus

y en el retrato

de vidas pasadas.

La victoria

se mira a sí misma,

reflejada en el rostro

de sus hermanas

y de sus hijas.

Brujas

y gitanas

mestizas.

La victoria

será letal,

como sirena

en celo,

como lluvia

de escorpiones.

La victoria

será letal

y cruda

o no habrá

paz alguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s