Otras letras en la misma lengua

Отрас летрас ен ла мисма ленгуа

José Carlos Monroy

Y cuando se pierde la escritura, lo anotado, lo guardado,

¿qué es lo que ocurre? Y, ¿qué hacer? ¿Volver al comienzo?

Y ¿dónde, dónde queda esa escritura perdida y sepultada?

José Rivero, «Periferia sentimental»

El título esta vez es difícil de entender, ¿verdad? Porque es diferente al idioma que estamos acostumbrados a leer, aunque algunos usuarios de redes sociales procuran estos caracteres extranjeros para resaltar sus nombres o textos.

En esta entrega reflexionaremos acerca de un fenómeno que nos permite dar un vistazo a lo que pudo ser un estado ideal del idioma español en la civilización occidental hace algunos siglos.

Desde la niñez se nos ha enseñado que hay un abecedario, que con eso podemos escribir las palabras que conocemos y tienen reglas para ser escritas. Sí, es verdad que se puede hacer, pero imaginemos por un momento que por una razón muy importante no podemos usar este sistema de escritura parcialmente y podemos usar otro. ¿Usaríamos ambos o solo uno?, ¿cómo lo haríamos? Esto ocurrió en el español hace siglos y se le llamó «aljamía». Era español, solo que escrito con caracteres árabes, es decir, en alifato. También hubo aljamía en alifato, que es la escritura hebrea.

Al tener un sistema más consonántico, como la inclusión de las vocales y la combinación de líquidas y oclusivas (bl, br, cl, cr, dr, gl, gr, pl, pr, tl, tr), el alifato presenta dificultad para escribir. Entonces, ¿por qué usarlo así? Esta escritura se ha considerado como un instrumento divino por parte del Islam y para ser utilizado en la escritura de lenguas no semíticas; incluso llegó a China (Sobieroj, 2019). La necesidad de familiarizarse con este, en su lengua materna, es para continuar con la lectura del Corán, en árabe.

La presencia de estos textos en lengua española escritos en alifato habla de la existencia de una convivencia multicultural —que no siempre fue pacífica ni estuvo exenta de problemáticas, pero que permitió una experiencia muy adelantada a su época—; la misma lengua escrita con diferentes caracteres. Como dicen por ahí, la historia la escriben los vencedores. Y en este caso, ellos escribían con abecedario.

Esto no quita que el proceso de desarabización y desjudeización fuese lento y conllevara a las expulsiones ordenadas por Felipe III en 1609 y 1614. Hay varios testimonios al respecto —destaca la mención de Ricote por Cervantes en Don Quijote, por ejemplo—, en donde mencionan que hubo manifestaciones en favor y en contra de esto, pero la decisión ya estaba tomada. En este sentido, López-Baralt (1980, p. 24) reflexionó sobre la literatura aljamiada:

Su testimonio es tan dramático y tan conmovedor que en ello mismo estriba uno de sus más importantes valores no solo humanos e históricos sino, como intentaremos demostrar, incluso literarios. La literatura aljamiada es tan legítima y tan digna de estudio como el Diario de Colón y como la Historia verdadera de la conquista de la nueva España de Bernal Díaz del Castillo, aunque por razones inversas: los últimos nos hablan de la fundación de un mundo y los primeros de la liquidación de un mundo[1]. Resulta curioso considerar que en el mismo siglo XVI en que España coloniza a América, está asfixiando sus últimos vestigios de orientalidad.

En esta poética del olvido y el desarraigo forzados destaca la Tafçira de un autor que, ante la censura y la intolerancia, se hace llamar el mancebo de Arévalo. Es una recopilación de los saberes entre la comunidad ibérica musulmana, que ya acusan un deterioro irreversible.

Para esta columna, se tomó un fragmento de la Caída del Andalucía de la obra del arevalense. Mucho se habla de la Reconquista, del auge del español como lengua hegemónica y cómo se llegó a dar ese proceso; esa construcción de la otredad ajena a través de su identificación y exclusión, pero deberíamos preguntarnos: ¿y en caso inverso las cosas serían mejores? ¿Qué tan real y qué tan idealizada fue la famosa tolerancia islámica, que cobra impuestos mayores a los no musulmanes? ¿Todos los cristianos estaban de acuerdo con esas medidas? ¿Alguien se preocupó por la suerte de los expatriados? ¿Valió la pena esa experiencia por otra que hermanaba un poco las tres religiones?

La convivencia multicultural es muy sonada y anhelada, sí, pero conlleva responsabilidades que todos debemos cumplir. Quizás de esto aprendamos algo.

Narváez (1981, p. 158) profundizó acerca del valor del fragmento mencionado anteriormente:

El fragmento «Kaída del-Andaluzziyya» lleva implícita una teoría histórico-religiosa, no exenta de elementos testimoniales, míticos e incluso líricos, sobre la pérdida del último bastión moro en manos cristianas. Se trata, repetimos, de un pasaje muy singular de la literatura aljamiada conocida hasta hoy, y de un intento narrativo de cierta sofisticación intelectual del Mancebo, que es casi siempre más doctrinal o más anecdótico en sus obras. La heterogeneidad y complejidad del pasaje, lejos de restarle interés se lo añade, pues ofrece una muestra auténtica e invaluable del pensamiento teórico de este grupo criptomusulmán, que contó con un singular «cronista» de sus desgracias históricas.

Se muestra la transcripción del alifato a caracteres latinos y después se podrá ver la adaptación ortográfica y léxica de dicha transcripción, con las aclaraciones pertinentes. Cabe destacar el uso de los arabismos en el texto original, que por su función religiosa no fueron traducidos, ya que nunca existió una uniformidad en cuanto a la escritura. Algo similar sucede en la santería con los términos que pasaron del yoruba al español; la misma lengua en otras letras.

Transcripción

Estas fuwweron las palabras ke disso Melik sobre la kaída del-Andaluzziya i las tarasso el dicho Muhammad Baton las kwales teniyya komo reliko de fe mmuy wwardadas Yo mismo di buwelta por toda el-Andaluzziya ke no di passo ke no se komdoliyyó mi almma mirando una tiyerra tan ddulzze i sabrosa tenpalada en todos los tiyenpos mmuy fértil en ancho i largo de rikas poblasiyyones abastada de pan i de al-azeyte i muchos rriyyos de awwa ddulze i tiyerra abastada de mucha seda i oro i de mas oro i plata ke toda España chunta komo lo señala la santa kasa de Maka en sus peresentariyyos donde señalan todas las porobinzziyas ke alssadaqan a Maka según la rrelasiyyón de los albichantes ke estos no puweden mentir i yo ruwwego a su dibina bondad ke me desse ver i kontar esta verdad i ke no mmuwera kon este dewuda puwes las demás kosas desta isla kiyen las bastariyya a espandir ke disseron algunos hablanfo morantemente kesta isla está debasso del alyannah por el garan korriyente digo porke hazziyan ad Al-meriyya rriyo del alyanna por el garan korriyente de suw saber y a Garanada dezziyan pilar del alal-Islem.

Adaptación ortográfica y léxica

Estas fueron las palabras que dijo Melik sobre la caída de Andalucía y las trajo el dicho Muhammad Baton, las cuales tenía como tradición de fes muy guardadas. Yo mismo di vuelta por toda Andalucía. Que no di paso que no se condolió mi alma mirando una tierra tan dulce y sabrosa, templada en todos los tiempos. Muy fértil en ancho y largo y de ricas poblaciones. Abastada de pan y aceite y muchos ríos de agua dulce y tierra abastada de mucha seda y oro. Y de más oro y plata que toda España junta. Como lo señala la santa casa de Meca en sus presentarios donde señalan las provincias que tributan a Meca según la relación de los peregrinos, que estos no pueden mentir, y yo ruego a su divina bondad que me deje ver y contar esta verdad y que no me muera con este deudo pues las demás cosas de esta isla[2], ¿Quién las bastaría a divulgar? Que algunos hablando morantemente que esta isla está debajo del paraíso por el gran corriente. Digo porque hacían a Almería río del paraíso por el gran corriente de su saber y a Granada decían pilar del Islam.

Para quienes quieran saber más

Epalza, Míkel de (2001). Los moriscos antes y después de la expulsión. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Recuperado de: http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmc0p100

Narváez, M. T. (1981). Mitificación de Andalucía como «nueva Israel»: el capítulo «Kaída del-Andaluzziyya» del manuscrito aljamiado la «Tafçira» del Mancebo de Arévalo. Nueva Revista de Filología Hispánica, 30(1), 143-167. Recuperado de: https://doi.org/10.24201/nrfh.v30i1.1767.

López-Baralt, Luce (1980). Crónica de la destrucción de un mundo: la literatura aljamiado-morisca. En Bulletin Hispanique (pp. 16-58), tomo 82, no. 1-2, 1980. Recuperado de: https://doi.org/10.3406/hispa.1980.4407

Sobieroj, Florian (2019). Standardisation in manuscripts written in Sino-Arabic scripts and xiaojing. DOI: 10.1515/9783110639063-008.


[1] Subrayados míos

[2] En árabe, isla es una palabra que aplica para cualquier porción de tierra rodeada de agua, total o parcialmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s