Capacidad innovativa y gestión del conocimiento como generadores de cambios institucionales

Guadalupe Jacqueline Ávila Cedillo

Introducción

El texto base describe diversos tópicos centrales acerca del concepto de innovación y cómo esta genera más productividad y competitividad en las organizaciones actuales, asimismo, hace una diferenciación entre la innovación y la innovatividad, también indica que la gerencia social y la cultura organizacional son herramientas para producir cambios disruptivos favorables. Acotando lo referido en el texto, se contrastan otras visiones académicas donde se aborda el concepto de gestión del conocimiento, sus tareas y propósitos, así como un ciclo de innovación institucional y aproximaciones que facilitan la identificación del conocimiento clave. Por último, delineamos los círculos virtuosos en la cultura organizacional, los tipos de innovaciones y las características de los instrumentos gerenciales que potencian la praxis empresarial-institucional.

La innovación, gerencia y modernidad: una triada que fortalece instituciones

En la era actual de la hipermodernidad, donde estamos rodeados de smartphones, y rumbo a construcciones de smart cities, se respira modernidad y vanguardia. Sin embargo en el ámbito institucional es un proceso que aún se está educando mediante las acciones del Gobierno Federal, como la del sexenio anterior del presidente Peña Nieto, donde uno de sus ejes centrales de trabajo fue el de potenciar un gobierno cercano y moderno, esto a través de la modernización e innovación de sus instituciones. Para potenciar y puntualizar el concepto de innovación, el autor Rengifo Darwich hace una diferenciación entre dos conceptos importantes: innovación e innovatividad.

La primera [innovación], es un resultado eventual, producto o proceso que se expresa en el proceso intrínseco y extrínseco de la organización […] mientras la segunda [innovatividad] es una red de capacidades, actitudes y recursos materiales y tecnológicos, en sintonía con redes de personas e instituciones organizadas con una visión de crecimiento y desarrollo de sí mismas, con actitudes orientadas por la apertura  de posibilidades, la cooperación,  la buena calidad de procesos y productos (Rengifo  Darwich, 1996, en Uzcategui y Pérez, 2005).

En la postura de este autor el concepto de innovatividad podría fortalecer a los elementos genéticos de la gerencia social actual, ya que tiene una visión más amplia y elementos de sinergia con otras instituciones, así como una óptica transdisciplinaria como la de la gerencia.

Se define a la gerencia social como una disciplina heurística, exploratoria y transdisciplinaria, enfocada a lograr un desarrollo social e impacto mediante la planificación, análisis y toma de decisiones en el campo organizacional/institucional y que incida adecuadamente en el fortalecimiento de las políticas públicas y/o sociales para la reconstrucción del tejido social y el empoderamiento de los actores involucrados.

Una parte fundamental de la gerencia social son los instrumentos o herramientas que optimizan a esta disciplina. En este sentido Ávila (2018) nos menciona los elementos que deben tener los instrumentos para que sean considerados actuales y a la vanguardia.

Los instrumentos deben ser:

  1. idóneos: al tiempo, espacio, contexto, institución y usuarios con los que se trabaja;
  2. congruentes: con las necesidades y problemáticas de la(s) persona(s);
  3. vigentes: corroborar que actualmente se utilice esa técnica o instrumento, o, en su defecto, buscar la versión más reciente para tener confiabilidad y validez buenas;
  4. complementarios el uno del otro: tanto la técnica como los instrumentos son elementos complementarios y en sinergia, que nos permitirán realizar una mejor atención a los usuarios;
  5. eficaces: que el uso de estas herramientas y técnicas no sesguen nuestra intervención, valorar su nivel de eficacia dependiendo de las necesidades latentes del usuario;
  6. inherentes a la praxis: en todo momento, aunque no nos demos cuenta, utilizamos una técnica o instrumento; estos elementos tienen que seguir siendo inherentes a nuestro accionar institucional, comunitario o académico;
  7. flexibles: poder usar más de dos técnicas o instrumentos e ir cambiando de este mismo modo, conforme el caso o situación lo requieran (Ávila, 2018, p. 22).

Aunque esta visión de los instrumentos está enfocada a trabajo social, contiene elementos claves e importantes que pueden trasladarse a la disciplina de la gerencia social.

La gestión del conocimiento como eje rector de los procesos de cambio

Otro concepto fundamental para el fortalecimiento de las organizaciones de la época actual es la gestión del conocimiento, esta es «un conjunto de actividades orientadas hacia la creación, la puesta en común, el intercambio y la aplicación de aquel conocimiento fundamental para la mejora de los resultados de la organización» (Vargas y Moreno, 2005, p. 140-141). Es así que la gestión del conocimiento fortalece los procesos institucionales al incentivar los procesos de creatividad con los miembros del equipo de trabajo. Aunado a esto se muestra en la tabla siguiente las tareas y propósitos de la gestión del conocimiento:

1. Adquisición de conocimientosAsegurar que estén a disposición los conocimientos necesarios para el desarrollo comercial y para los procesos de desarrollo
2. Desarrollo de conocimientosAfirmar que los conocimientos se desarrollen en el sitio más adecuado, sea dentro o fuera de la empresa
3. Transferencia de conocimientosGarantizar que los conocimientos se aprovechen de forma óptima
4. Apropiación de conocimientosGarantizar que la organización y cada uno de sus trabajadores sean capaces de aprender
5. Desarrollo ulterior o perfeccionamiento de conocimientosBuscar que los conocimientos, referente a su utilización, se actualicen continuamente y se desprendan los obsoletos
Tabla 1. Tareas y propósitos de la gestión del conocimiento. Fuente: Álvarez, 2015, p. 83.

La gestión del conocimiento será un elemento indispensable para la transformación de la cultura organizacional de la institución/empresa, será indispensable que se cuente con un buen líder/director quien permita un ambiente de inspiración y creación para la transformación de sus espacios. En este sentido los participantes también tienen que tener apertura en cuanto a aprender cosas nuevas para que se pueda apropiar de estas nuevas habilidades y repliquen acciones favorecedoras y con ello generen instituciones eficaces y eficientes.

Principios de innovación institucional

La innovación institucional es un concepto que tiene que ver con la modernización tecnológica en espacios institucionales donde las tecnologías de información y comunicación, así como el internet, habían tomado un papel protagónico para transformar procesos burocráticos en acciones ágiles a un clic de distancia. Estamos inmersos en un ambiente de cambio continuo y con ello podemos innovar cotidianamente. Rubén Álvarez nos menciona que «se innova todos los días en pequeños grupos, modelos y sistemas sociales puesto que somos los únicos entes vivos con la capacidad de crear, inventar, tomar decisiones, resolver problemas, incluso de hasta fantasear e imaginar» (Álvarez,2015, p. 13).

1. Innovaciones tecnológicas: referidas a materias primas, sistemas productivos, elementos productos terminados
2. Innovaciones comerciales: son aquellas que afectan a elementos de la política del marketing, como por ejemplo la distribución, la publicidad o las aplicaciones del producto
3. Innovaciones organizacionales: suponen cambios en la estructura y organización de los recursos de la empresa, según el tipo de cambio que produzca será
– Innovación rupturista: cuando busca la creación de algo nuevo
– Innovación incremental: cuando actualiza productos o procesos ya existentes
Tabla 2. Clases de innovaciones. Fuente: Rodríguez, 1999, p. 252.

Un ejemplo de innovación institucional es la estrategia digital impulsada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en 2013 denominada IMSS-Digital, la cual simplifica diversos trámites que anteriormente se tenían que hacer de manera presencial, como el registro en la Unidad de Medicina Familiar, el cambio de clínica, la consulta de vigencia de derechos, entre otros. Así, el IMSS se posiciona como una institución a la vanguardia de las demandas tecnológicas actuales al convertirse en la única institución en México en tener su propia aplicación.

Acotado al tema de la innovación, se presenta el esquema siguiente acerca de un proceso metodológico para ser creativos y emprender algún tipo de idea y proyecto.

  1. Imagina y crea un proyecto innovador para trabajo social. Ejemplo: emisora de radio, biblioteca virtual, revista digital o impresa, congreso, seminario o taller.
  2. Visualiza los pros y contras de tu idea o proyecto. Tendrá que ser algo que comience sin recursos o con muy pocos, de manera que si no tiene el éxito esperado no pierdas mucho.
  3. Construye el proyecto piloto. Toma en cuenta tu equipo de trabajo y sus determinadas funciones y acciones.
  4. Crea páginas y redes sociales para que se conozca tu proyecto. Genera alianzas, busca promoción audiovisual (videos), radiofónica, en medios digitales e impresos, así como en otras organizaciones con una visión similar de tu proyecto.
  5. Replica las acciones de éxito. Aprende de las fallas o desaciertos, y siempre dale un toque nuevo y redimensiona tu proyecto para que esté inmerso en la aldea global y la sociedad del conocimiento. Si es necesario pulir y redefinir conceptos para mejor tu idea, repite el ciclo con cada proyecto (Ávila, 2016, p. 20).

Este modelo básico y sus pasos pueden ser aplicados a cualquier área del conocimiento, es un esquema flexible e introductorio para bosquejar ideas, ya que si requiere una intervención más avanzada se puede trabajar con una metodología de lean canvas, una herramienta empresarial que sirve para la gestión y fortalecimiento de proyectos.

A continuación nuestro último esquema, siguiendo el tenor del fortalecimiento institucional, tenemos el círculo virtuoso del desarrollo integral de una institución.

El círculo virtuoso presentado es un esquema de elementos a seguir para lograr un desarrollo óptimo. Se pretende que con el cumplimiento de cada uno de los puntos como la conciliación de áreas, desarrollo de líderes, diagnóstico de necesidades, entre otros elementos, se mejore el rendimiento de la empresa.

Conclusiones y reflexiones finales

La capacidad innovativa se muestra como uno de los grandes retos y también como una de las grandes oportunidades de fortalecimiento institucional en la actualidad. La gestión del conocimiento, a su vez, es su complemento simbiótico para lograr una innovación integral donde todos sean partícipes y actores principales de los cambios organizacionales. Por su parte, la gerencia social y sus instrumentos vienen siguiendo la misma línea vanguardista y moderna de cambios disruptivos para generar empresas eficaces; el reto será impregnar del espíritu innovador a los líderes adecuados para que se pueda generar un efecto dominó y se multiplique el impacto.

Referencias

Álvarez, R. (2015). Enfoques de innovación en las organizaciones. Cuernavaca: Universidad Internacional.

Ávila, G. (julio de 2019) Herramientas gerenciales y modernidad en los servicios de salud. En Diplomado en Administración de servicios de salud, gerencia y trabajo social. Zacatecas: Colegio de trabajadores sociales del estado de Zacatecas.

Ávila, G. (2018). Tópicos centrales en trabajo social. Guadalajara: Red de Estudiantes y Egresados de Trabajo Social en Jalisco.

Ávila, G. (2016) Trabajo social en la aldea global. Revista de Trabajo Social (6), 17-23. Recuperado de http://200.29.191.39/trabajosocial/index.php/pacificots/article/view/12/12.

Rodríguez, N. (1999). La innovación clave del éxito empresarial. Recuperado de Research Gate https://www.researchgate.net/publication/28255947_La_innovacion_clave_del_exito_empresarial.

Uzcategui, S., y Pérez, I. (2005). Capacidad innovativa y organizaciones generadoras de conocimiento. Revista Omnia, 11(1).

Vargas, A., y Moreno, M. (2005). La gestión del conocimiento en las organizaciones. Recuperado de Research Gate https://www.researchgate.net/publication/277203089_La_Gestion_del_Conocimiento_en_las_Organizaciones.

Guadalupe Jacqueline Ávila Cedillo es licenciada en Trabajo social por la Universidad Tecnológica de Guadalajara y maestra en Desarrollo social por la Academia Nacional de Investigación en Trabajo Social (Acanits). Es académica e investigadora independiente, trabajadora social en el Instituto Mexicano del Seguro Social Jalisco, directora de la Red de Estudiantes y Egresados de Trabajo Social en Jalisco (REETSJ), editora de la revista de trabajo social Caleidoscopio, autora del libro Tópicos centrales en trabajo social.

Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s