Pequeñas peripecias

Zaira Moreno

Las botas carmesíes aún conservaban su belleza. Un agujero aquí, un remache por allá. Incluso podrían aguantar un largo viaje a la China. Pero eso sí, el agua estancada del desagüe no la soportarían. ¡Ah, se añoraban aquellos días de viento y tormentas!

Mientras las botas hacían su recorrido por las estrechas calles, los transeúntes las miraban. Algunos con ensoñación en su rostro, otros, con asco. La tienda que las ofrecía cerró por ser acusada de magia negra. Las vecinas susurraban historias llenas de fantasía, demonios y quién sabe qué más. Al final, la dueña del negocio huyó. No se quedó a su inminente linchamiento. Dicen que se fue adonde no hace calor ni frío. Allá donde no sudas a mares ni te castañetean los dientes.

Las últimas botas, que pertenecían a una flacucha adolescente, se tambaleaban por la acera, sintiéndose las más bonitas de la tierra. Si observabas detenidamente, podrías apreciar su brillo parpadeante, como si te guiñaran.

Pasaban extensiones de suelo disparejo sin percatarse que un ladrón las seguía, deseoso de arrebatarlas de su flacucha dueña. El ladrón, un hombre calvo y ojeroso, comenzó su persecución desde la iglesia remodelada hasta el viejo puesto de pan. Naturalmente, compró una rosquilla para que no se hiciera evidente quién sería su próxima víctima.

Lleno de azúcar, ideó un plan infalible para quitarle el calzado a la chica. Mientras que las botas daban vuelta en una avenida con baches.

A paso lento, el próximo dueño de las antiquísimas botas, miró para todos lados; izquierda, derecha, arriba, adelante, atrás. Ni una pobre alma se veía. Festejó para sus adentros, deleitándose con la pronta victoria.

Sacó su navaja comprada en la ferretería de la esquina, sintió su peso y ¡splash! Un automóvil pasó a toda velocidad, salpicando al viejo. Después de limpiarse los ojos, vio a la flacucha en la distancia, llevándose sus adoradas botas.

No se dará por vencido. Prometió que en estos días estarían vendiéndose en un mercadillo del Centro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s