Venga a nosotros la lluvia

Sergio H. García

Que cada una de las gotas
recorra suavemente nuestro cuello
y se deslicen suicidas
hasta el vientre corazón.

Que el agua nos haga monos,
seres involucionados.
Que no podamos pensar.
Que se lleve el miedo a la muerte,
las crisis existenciales,
el dolor.

Que la lluvia se lleve el calor del pasado.
Que lo arrodille frente a la guillotina
                                                       y lo destroce.
Que las gotas rechazadas por la tierra
                              vivan dentro de mi cabeza
                                                                        y crezcan.
            Que de esas gotas que viven tras mi cráneo
se empiece un océano
que
  nadie
               lo
                     pueda
                               parar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s