Reseña del libro Argél y la maga

Sofía Escalera Fonseca

Arzoumanian, Alejandro Ángel (2019). Argél y  la maga. México: Ediciones Camelot América.

Me encontré por primera vez con Argél como quien se encuentra un billete de lotería abandonado en la calle, una carta, una moneda sin dueño; tuve, además, la fortuna de que fuera al tiempo que conocí a su autor, Alejandro.

Sosteniendo el libro entre sus manos de mármol, Alejandro me hizo válido ese boleto, esa carta, esa moneda, para llevarme a un viaje fantástico donde me enamoré de la gravedad argeliana, donde abrí un baúl de recuerdos y descubrí un arca de personas invisibles. Bailé el tango «Uno» y me trasladé con la mente hasta Argentina para imaginar a Enrique Santos Discépolo mientras lo escribía en algún rincón de su habitación. El viejo Argél, el nuevo Argél, la maga…

Él la materia, ella la antimateria. Una historia sobre las pasiones que esperan en silencio. Ya de entrada nos podemos sentir identificados con la soledad del protagonista y, montados en el potro maravilloso de la imaginación, pasar desde el Mediterráneo hasta el mar Caspio mientras, como de una voz en nuestra mente, brota la pregunta… ¿Y la maga? Ella es la arista de una profecía, nos responde, acaso Alejandro, acaso Argél. Responde que la verdad solo puede conocerse de manera indirecta, contemplar para completar, para completarnos. La maga parece el sublime anhelo de que la poesía se convierta en carne y a medida que avanzamos, Argél nos sumerge en temas cada vez más profundos, a reflexiones teológicas; a la búsqueda de nuestro cuerpo/poético/cuerpo, que no puede ser encontrado con ayuda del otro, es decir, es un acto que se tiene que hacer en soledad.

Argél es impertérrito a veces y, otras, se vuelve loco en el silencio de sus reflexiones. ¿Acaso no nos ha pasado esto a todos?, y ahí va, buscando compañía y aparecen los personajes que son parte de su viaje, como faros en medio de una noche llena de neblina, pero también como fosas marinas que lo hunden en las dudas, en todas esas debilidades humanas, en toda una fumada sibilina (frase con la que el autor rompe con toda la tensión). 

Esta novela también nos induce a preguntarnos cómo serían las cosas en los universos paralelos. Es un viaje inesperado, impredecible, mágico. Una va por la colonia Roma recorriendo las calles, casi oliendo la comida; pero también reconstruyendo los pasos dados por ahí, la Roma es el escenario donde todo puede suceder, donde Argél camina midiendo el tiempo a bocanadas de cigarro; pero de pronto podemos estar con él en otro estado, en otro país, incluso en otra dimensión.

¿Dónde estará la maga del hiyab? Maga inasible. Por momentos parece una mujer como cualquier otra y es solo a desdoblar el abanico filosófico de su personalidad que podemos comprender todo lo que significa para Argél, entonces lo vemos morirse, pero no de desamor. Muere de amor.

Es conmovedor el viraje de la historia, la cronología de un amor vive en medio de una ciudad que colapsa. Es una novela con una crítica social, severa. Aparecen los guajolotes mariguanos y los chaneques mitoteros, siempre los hemos visto entre nosotros, solo hay que pensarlo un poco.

Al leer, una se siente parte de una pieza del rompecabezas, como si hubieran fragmentado en tres una fotografía y fuera un tercio de historia junto con Argél y la maga. Luego, temo decirlo, viene la inevitable caída y la sensación de abandono al sentir con los dedos que las páginas se agotan, sin embargo podemos sonreír porque este tomo es parte de una trilogía.

Sofía Escalera Fonseca. Nacida en Iguala, Guerrero. Estudió Ciencias de la comunicación y cuenta con una maestría en Comunicación educativa, también realizó dos diplomados en la Universidad Complutense de Madrid. Es creadora de la antología Mariposas para el alma y ha participado como escritora en las antologías Eterno (Ediciones Zetina), Lujuria y Gula (Editorial Abigarrados). Actualmente se desempeña como docente. Contacto: sofia_escalera@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s