Febrónimos de urgencia

Febronio Zatarain

Somos muchos, muchísimos los que decimos ser poetas. Pero cuando oímos el toquido de la musa y por el ojo de la puerta nos atraviesa su horror, nos enclaustramos en las redes sociales, en los cafés, en las calles y nos inventamos alas de versos, párrafos, palabras. Son escasos los que descorren el cerrojo y abren.


El gran escritor de nuestro tiempo: aquel que se preocupa por cada verso y cada párrafo del mismo modo que Sylvester Stallone se preocupa por cada musculito de su abdomen.


Octavio Paz tenía razón: Carlos Monsiváis era un hombre de ocurrencias, y su mejor maestro fue el mismo Paz.


Único ocurrente mexicano que ha jugado en las ligas mayores: Octavio Paz.


El verbo «maicear» sólo podía haber nacido en México porque es el país donde mejor se maicea a los periodistas y a los intelectuales.


No hay ninguna diferencia entre un estadounidense seguidor de Trump y un mexicano seguidor de las Chivas.


Las fronteras entre el predicador, el payaso y el político se han borrado. Vivimos tiempos en que los candidatos presidenciales de cualquier parte del orbe hacen sus campañas acompañados de enanos y elefantes.


—¿Quién crees que sea el brazo derecho de Salinas de Gortari?

—Fernández de Cevallos.

—Entonces el izquierdo es Fox.

—No, es Jorge Castañeda; Fox es una de las patas.

—¿Y quién es la otra?

—Ahorita la trae un poquito lastimada; es su hermano Raúl.

El gran maiceador: Carlos Salinas de Gortari.


Entro al río de imágenes de Facebook. Aparece la nueva socia de Carlos Slim, una mujer de treinta y un años y con más de cuatro mil millones de dólares. Sigo por la orilla y en un páramo veo a varios niños africanos moribundos arrastrándose… No estamos a un milímetro más allá de la osa y de los gusanos que aquélla encuentra debajo de una piedra y se los traga.


El gran aporte de Carlos Slim al mundo de los negocios: cobrar a los clientes cada mes unos pesos de más.


En las clases media y alta estadounidenses provoca más llanto la muerte de la mascota que la de uno de los padres.


Es casi imposible que surja la palabra que pueda salvar a Hispanoamérica porque los que escribimos lo hacemos bajo la tentación de ser un Aguilar Camín, un Bartra, un Krauze, un Vargas Llosa, es decir, unos lamegüevos.


De una cosa estoy seguro: que todos los discursos de Obama, de los Clinton y de los Bush terminarán en la basura, y que uno de mis febrónimos sobrevivirá.


Las mejores borracheras me las he puesto con narradores; la última fue con Charles Bukowski y Roberto Bolaño. Lo más divertido fue cuando en el alba bajamos al callejón para que Chinaski y Belano se partieran la madre.


Soy un bipolar: de repente siento la alegría del niño en un McDonald’s, pero a las pocas horas vivo la tragedia del malquerido en un burdel de mala muerte.


Nací para vivir en una cueva. No sé qué hago aquí viviendo en el piso trece de un rascacielos.


En la segunda década del milenio, el tedio ha llevado a muchos a buscar el sentido de la vida en la bisexualidad, en la homosexualidad, en volverse transgénero. En la cuarta década, la vía más popular para vencer el tedio será el suicidio asistido.


Una buena psicoanalista, por antonomasia, tiene los labios carnosos.


Conocí a una mujer por Internet. Nos dimos el primer beso virtualmente. Hicimos el amor muchas veces también virtualmente. Le dije que lo hiciéramos por teléfono, y ya no me respondió.


Hillary y Trump representan dos mundos estadounidenses que en esencia son lo mismo. La diferencia es que Hillary, luego de su transa, te desea un nice day; y Trump fanfarronea ante el transeado.


«Envidio a las fresas porque cogen desde los catorce con uno, con otro, luego se casan y siguen igual, y el marido ni en cuenta.»

Muchacha de Iztapalapa becada en la Ibero.


A veces la bondad me agarra desprevenido y me desborda. Para derrocharla me meto al Facebook y me pongo a dar like sin ton ni son.


«Ser o no ser, ése es el pedo.»

W. S.


Un like en Facebook puede salvar una vida.


Hay libros póstumos que son extraordinarios. También hay manuscritos que tenían que haber sido enterrados con el autor: Los cuadernos de Rulfo y 2666 de Bolaño. Sus esposas no los amaban tanto como yo.


Periódico más subordinado al gobierno de Peña Nieto:

a. Excélsior

b. El Universal

c. Milenio

d. El Heraldo

e. Otro


¡México, aparta de mí este cuerno de chivo!


Infierno: centro de rehabilitación para ansiosos extremos.


¡Un mar que quiera comprar! ¡Una cordillera que quiera comprar! Aproveche: México está en venta.


Hay novelas muy delgadas que pesan más que muchas novelas gruesas. Las treinta páginas de Los cachorros de Mario Vargas Llosa pesan mucho más que las quinientas páginas de La guerra de Galio de Héctor Aguilar Camín.


Ya no aguanto a mi mujer: me pone los cuernos de punta.


«Tuve la mala suerte de ser muy guapo; las mujeres me volvieron un inútil.»

El Tarzán


Como mexicano, tengo que matar al priista que traigo dentro; si no, él me matará.

«Febrónimos de urgencia» fueron incluidos en el libro homónimo de Febronio Zatarain, publicado por Mantra Edixiones. Son publicados en Engarce con el consentimiento de ambas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s